Luisana Lopilato (Mía), Camila Bordonaba (Marizza), Benjamín Rojas (Pablo) y Felipe Colombo (Manuel) eran el cuarteto líder de la serie de Cris Morena, Rebelde Way. Altas marcas de rating, merchandising con sus caras, giras por el mundo y hasta una película (Erre Way cuatro caminos) marcaron la vida de los cuatro actores.

Como si fuera un presagio del rumbo que tomaría la vida de los jóvenes artistas, el nombre de la película no podía ser más real. Mientras Luisana Lopilato vive en Canadá con Michael Bublé y sus tres hijos y se prepara para hacer la versión teatral de Casados con hijos el año que viene en Buenos Aires y Benjamín Rojas y Felipe Colombo, ambos papás, se quedaron en la ciudad, donde hacen teatro, la gran incógnita desde hace años es Camila Bordonaba.

Luego de ser una de las caras principales de la ficción adolescente, fue protagonista de El patrón de la vereda, Gladiadores de Pompeya y Son de Fierro, entre otras novelas. Sin embargo, en el 2009 decidió bajar notablemente su perfil. “Me harté de eso cuando empecé a laburar en televisión y más cuando tuve conciencia de lo que estaba comunicando”, dijo hace un tiempo.

Al ser consultado por su amiga y madrina de su hija Aurora de diez años, Felipe Colombo dijo en La Once Diez: “Hablamos cada tanto y la veo cuando viajo al sur, que es donde vive. Ella siempre ha sido muy particular y ha tenido una energía especial. Tiene un pensamiento lateral y una gran fortaleza para llevar a cabo lo que se le ocurre desde la ética y el amor. Yo la admiro mucho”.

Alejada de los medios, pero no del arte, hace una década la actriz vive en Bahía Blanca, donde formó parte del espacio cultural Arcoyrà. Actualmente colabora con el espacio Teatro Mandril. Una de sus últimas apariciones públicas fue hace dos años, justamente en el programa de radio de Colombo.

Un grupo de fanáticos de Camila suele subir a su cuenta de Instagram fotos actuales de ella. En la última tanda de imágenes que compartieron se la puede ver participando de una murga, con la cara pintada y un pañuelo naranja en la cabeza. Anteriormente, habían subido fotos de la actriz en Perú y también en Bahía con sus colegas, actuando y bailando.

Bordonaba, de 35 años, debutó en televisión cuando tenía apenas tres, en el ciclo Canta Niño, donde participó hasta 1992 y cuatro años más tarde, a los once, se puso en la piel de Pato en Chiquititas. En el 2002 cuando Cris Morena produjo su primera tira para adolescentes, Rebelde Way, la convocó para ser una de las cuatro protagonistas. En la segunda temporada de la ficción, la actriz en la piel de Marizza Spirito sorprendió con un look totalmente renovado: pelirroja y con rastas.

Siguió trabajando con la productora en Rincón de Luz y Floricienta y en el 2005 protagonizó El patrón de la vereda, con Gustavo Bermúdez. A la novela le siguieron ¿Quién es el jefe?, Gladiadores de Pompeya, Son de fierro y Atracción x 4.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here