La inusual precipitación que se vivió el pasado sábado en el departamento Rosario Vera Peñaloza, dejó en claro varias cuestiones que se deben analizar en sociedad para no volver a vivir ciertas circunstancias que se pueden salvar en el futuro. A continuación brindaremos algunas cifras.

Desde el día viernes, en Chepes y la región comenzó a vivir lluvias, que en algunos momentos aumentaba la precipitación y que hizo que en dos días el pluviómetro registrara en total cerca de 160 milímetros en total, pero el sábado a la noche, fue el más alto registro, ya que en pocos minutos se registró 90 milímetros en casi 45 minutos de lluvia y que llevó a que colapsara los desagües que cuenta la ciudad para dirigir el cause del agua que en algunos lugares de la ciudad llegaron a casi 50 centímetros de altura.

Ésto provocó que más de 120 viviendas fueran las más afectadas por las crecidas, llevando a sus moradores a una situación bastante complicada y cerca de 100 de ellas tuvieron que ser asistidas por el C.O.E.M. durante la noche hasta entrada la mañana del domingo.

Ante ésta situación cabe destacar que el Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (C.O.E.M.) y que está integrada por secretarías del municipio, Bomberos, Defensa Civil, Policía y EDELAR, Vialidad, Hospital Luis Pasteur, Etc. estuvieron a la altura de las circunstancias, ya que trabajaron en conjunto ante la emergencia ocurrida, puesto que solucionaron caída de cables eléctricos, postes, auxiliaron a familias, teniendo en ciertos casos. que utilizar tractores para llegar a los domicilios, también hubo ciertos vehículos que se quedaron enterrados en el barro y hubo que liberarlos, como sucedió con una de las ambulancias que trasladaba a un paciente al nosocomio local.

El gran caudal de agua que corría por las diversas arterias de la ciudad, hicieron que se socavaran algunas calles de tierra y provocaran (como el caso de la ruta provincial N° 29) barrancas de gran magnitud, cortando la misma y haciendo imposible transitar por ella.

Además de ésto ese caudal de agua, arrastró una gran cantidad de basura, en su mayoría botellas plástico y bolsas con basura que obstruyó las boca-tormentas que están ubicadas en la Av. 9 de julio, haciendo que dicha avenida se acumulara una gran cantidad de agua. misma situación que pasó en los desagües o canales que hay paralelo a la avenida San Martín, haciendo que las viviendas ubicadas en ese sector sufrieran crecidas dentro de sus viviendas.

Este punto dejó en evidencia que como sociedad no solemos hacernos responsables de la basura que nosotros mismos generamos y que dejamos tirada en cualquier lugar, o que si el recolector no pasó o no llevó la basura de nuestra vivienda, no la volvemos a guardar hasta el próximo paso del mismo, sino que por el contrario lo dejamos en la vereda o lo tiramos en cualquier descampado y con ello, terminamos perjudicando a vecinos y familiares que cuando ocurren éste tipo de situaciones vivimos las consecuencias de nuestro propio accionar.

Hay muchas cosas por mejorar todavía, y ésta lluvia dejó mayores cosas más, pero una forma de mejorar, es tomar conciencia de cuidar nuestra “Casa Común” que es nada más y nada menos que nuestro pueblo.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here