En un texto remitido a los medios de comunicación el representante riojano en el Congreso de la Nación expresa:

“El jurista norteamericano Karl Llewelyn, uno de los padres del realismo jurídico, sostenía que las normas jurídicas no pasaban de ser, para los jueces, meros “juguetes valiosos”.

“El juez, según el realismo jurídico, no decide conforme a Derecho, sino en base a sus convicciones políticas y morales personales, de acuerdo a sus intereses o simpatías.

Y luego que ha tomado una decisión, le otorga una apariencia normativa, legal, a sus sentencias.
Sólo entonces recurre al Derecho. Pero no antes”.

Bastaría con leer el texto precedente, para interpretar que el intento de proscribir a nuestro Gobernador Sergio Casas, y su consecuente inhabilitación por parte de la Corte Suprema, son claros ejemplos de esta expresión de realismo jurídico.

La judicialización de la política se ha tornado una herramienta peligrosa para el libre ejercicio de los derechos democráticos, despojando y apartándose de la voluntad del pueblo.

Una voluntad que en lo inmediato ya no será expresada en concordancia con la autonomía de nuestra provincia y que dejó al Pueblo de La Rioja sujeto a decisiones de un estrado judicial, a cientos de kilómetros de donde se supone que el Pueblo debería hacer valer sus derechos.

Este avasallamiento a la voluntad popular, no es otra cosa que eso: otro atropello más para quienes día a día se sienten vapuleados por decisiones nefastas para el común de la gente.

Cada suba en las tarifas de la luz, del gas o de los combustibles pegan como un fallo adverso en contra de los intereses del ciudadano.

Cada devaluación monetaria, suba del dólar o de la canasta de alimentos, tiene ese mismo efecto.

A esta gente no le importa la voluntad del Pueblo, sino la ejecución sistemática de un mecanismo que sea funcional a los intereses de un sector privilegiado.

Cada empleado despedido o las miles de fábricas, pequeñas y medianas pymes que van quedando en el camino, no entienden de estas cuestiones judiciales, porque en definitiva cada ciudadano común quiere un Estado que esté cerca de la gente, y no apartado de sus legítimos derechos como los son:

“trabajar y ejercer toda industria lícita; protección de las leyes, con condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas….y tantos otros derechos que parecieran hoy ser avasallados, incluso por quien debería velar por ellos.

Desde el PJ La Rioja, seguiré trabajando para que esta realidad se transforme. Junto a mis pares, junto a cada vecino y trabajador riojano, junto a cada desocupado, ama de casa, estudiante o jubilado.

El PJ sabe de afrentas y proscripciones.

Por todo ello entiendo, que solo en la Unidad de voluntades podremos encarar este tiempo difícil que atravesamos los riojanos.

Solo el PJ unido podrá forjar un tiempo mejor para los comprovincianos.

Nada nos detendrá en nuestra firme convicción de trabajar por los que menos tienen.

            Danilo A. Flores        Diputado Nacional  ( LR)
Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Dejá una respuesta